BAHIA DE SANTANDER

La Bahía de Santander se enfrenta a multitud de retos y amenazas, principalmente por la presión poblacional e industrial y todas las consecuencias que de ello se derivan.

 

No se puede obviar la influencia de la ciudad de Santander y de su área metropolitana, que hacen que alrededor de la Bahía se concentre casi la mitad de la población de la de Cantabria.

BAHIA_Snapseed.jpg

Vista aérea Bahía de Santander


Consideraciones físicas.  ​Nuestra hermosa bahía de Santander tiene actualmente una extensión aproximada de 2.350 hectáreas repartidas en cinco municipios de Cantabria: Santander, Camargo, El Astillero, Marina de Cudeyo y Ribamontán al Mar.

La Bahía se forma a partir de la unión de diferentes rías menores, como las de Solía, San Salvador y Cubas, siendo esta última la desembocadura del río Miera (popularmente conocida como "La Ría del Cubas". En sus orillas se encuentran extensos arenales como los de Peligros, La Magdalena y Bikinis en Santander, o el Puntal, en Ribamontán al Mar. Este último conforma la playa más extensa, con una longitud de 4.5 km. Sus dunas cierran la Bahía hacia el mar abierto y la protege del fuerte oleaje del Cantábrico. Precisamente entre el Puntal al sur y el Palacio de la Magdalena al norte se crea la bocana que comunica la bahía con el mar Cantábrico.


En su interior, existe un canal de navegación de 200 m de ancho y 10-11,5 m de profundidad por el que discurre el principal flujo de agua.La entrada a la Bahía está precedida por la Ensenada de "El Sardinero", en donde se encuentra la isla de Mouro, con una presencia visual destacada en el paisaje, a pesar de sus reducidas dimensiones (1,7 hectáreas). Es enteramente rocosa y ubica un faro en su parte más elevada.

Consideraciones históricas. La Bahía de Santander puede considerarse como una bahía histórica ya que empieza a utilizarse como puerto y refugio por el imperio Romano. A lo largo de los siglos ha jugado un papel importante en acontecimientos históricos muy relevantes (Guerra de los Cien Años, Hermandad de las Marismas, expansión del Reino de Castilla, la Gran Armada de 1588, viajes ultramarinos hacia América).  Como consecuencia de ello fue depositaria de una gran tecnología naval y unas capacidades comerciales que conformaron la comunidad actual de Cantabria, especialmente a su capital Santander.

TERRENOS GANADOS AL MAR - GRAFICO.jpg

Fuente: INFORME DE SOSTENIBILIDAD AMBIENTAL DEL PLAN DIRECTOR DE INFRAESTRUCTURAS DEL PUERTO DE SANTANDER

La morfología original de la bahía ha sufrido importantes cambios principalmente en el último siglo debido al intenso desarrollo industrial, hasta convertirse en el espacio más degradado de Cantabria. Estimándose que más del del 50% de su extensión inicial ha sido rellenada, desecando una importante superficie de marisma y de zona interna real, con la consecuente pérdida costa (más de un 20%), de biodiversidad y de hábitats naturales. Las acciones de relleno que se han realizado en los últimos dos siglos han sido motivadas por la ampliación del puerto de Santander, la creación de nuevas áreas industriales, residenciales y de servicios y el aeropuerto.

No obstante, han quedado algunas zonas naturales o naturalizadas en el área de influencia de Santander, que presentan un relativo buen estado de conservación o son potencialmente válidas para su regeneración y donde precisamente, concurre una gran parte de la biodiversidad existente en la bahía de Santander.portante para la Conservación de las Aves), Zona de Especial Protección (ZEPA, 2014) y parte de la  Red de Áreas Marinas Protegidas de España (RAMPE).

AGUILA PESCADORA2_edited.jpg

Águila Pescadora


Importancia ecológica. La Bahía tiene efectivamente un gran valor no solo paisajístico -hasta el punto de que se considera una de las bahías más bonitas del Mundo-, sino que también a  nivel ecológico por la gran variedad de formaciones vegetales, muchas de ellas de interés comunitario o taxones de fauna de especial interés. Además,  lo diferentes hábitats englobados en esta bahía la han posicionado además el humedal más importante de Cantabria para las aves acuáticas invernantes según el Censo de Aves Acuáticas Invernantes de Cantabria, realizado por la Sociedad Española de Ornitología (SEO/Birdlife) en 2009. 

 

La aves limícolas son las más abundantes, seguida de láridos, sternidos y álcidos. Además, alberga especies tan destacables como el avetoro (Botaurus stellaris) o la garcilla cangrejera (Ardeola ralloides). La presencia de todas estas aves, que aprovechan las grietas de los acantilados para anidar, y el interés en protegerlas, ha contribuido a que al nombramiento de la  Isla de Mouro como IBA (Área Importante para la Conservación de las Aves), Zona de Especial Protección (ZEPA, 2014) y parte de la  Red de Áreas Marinas Protegidas de España (RAMPE).

Protección. Las características de la Bahía de Santander, hacen que este entorno único sea necesariamente protegido. Es por ello que una zona importante de la Bahía pertenece a la Red Natura 2000, figura básica y primordial para poner en relevancia la importancia medioambiental de este entorno.