DUNAS DEL PUNTAL DE SOMO- LOREDO

El PPuntal- beach.jpeg

Es el sistema dunar que se extiende desde Loredo hasta Punta Rabiosa a lo largo de más de 4 kilómetros.

 

Se caracteriza por ser un sistema longitudinal de dunas eólicas, formado por la confluencia de deposición y movilización de sedimentos procedentes del estuario del río Miera y su interacción con la corriente litoral. Una frágil combinación de viento, arena, oleaje y vegetación que da lugar a este cordón dunar.

 

Este es sin duda, uno de los ecosistemas con más importante para garantizar la protección y conservación de los frentes costeros y uno de los cordones dunares de mayor importancia de Cantabria.

Por la belleza de este entorno, su proximidad a diferentes núcleos turísticos, este es un entorno que sufre una alta presión por el turismo: las dunas se ven afectadas por un intenso pisoteo y erosión de turistas que buscan acceder atravesando el sistema dunar sin cuidado desde Somo al Puntal bien para acceder a la zona de baño o al local de playa.

En el sistema dunar de Somo y el Puntal se pueden observar los tipos de dunas propios de las dunas litorales:
 

  • Dunas primarias o blancas; se sitúan detrás de la línea final de playa o de las dunas embrionarias. Son denominadas dunas blancas debida a su cobertura parcial de vegetación y a la mayor exposición al viento. Tienen un carácter móvil, su configuración varía en época de invierno y verano debido a la dinámica provocada por el oleaje y los temporales costeros. (hábitat 2110)
     

  • Dunas secundarias o grises: localizadas detrás de las dunas primarias. En éstas las condiciones para el crecimiento de las plantas son mejores y hay más variedad de especies, ya que están menos expuestas al viento a la sal. (hábitat 2120)
     

  • Dunas terciarias o forestadas también conocidas como dunas fijas, ya que se encuentran tras las dunas secundarias, a menudo completamente cubiertas de arbustos en la zona más cercana al mar y bosque (normalmente encinas) como vegetación climax de las zonas templadas.  (hábitat 2180) 

Otro de los grandes retos para la conservación de esta zona es la eliminación de especies de flora invasora ya que dificultan, y en algunos casos incluso llegan a impedir, el desarrollo de las especies autóctonas y propias de los sistemas dunares.

 

Gracias a proyectos como LIFE Miera se han eliminado del Puntal de Somo la falsa acacia (Robinia pseudoacacia), la onagra (Oenothera sp.), la chilca (Baccharis halimifolia) y el plumero (Cortaderia selloana).